Ginebra, Suiza. Febrero 2017

El 23 de noviembre de 2016 se celebró en Ginebra (Suiza) una consulta pública con diversos actores de la sociedad civil, titulada “Uniendo manos para acabar con la discriminación racial”. El Instituto y representantes de diversas organizaciones asociadas de Latinoamérica participaron, junto con los miembros del Comité y otros representantes de la sociedad civil de otras regiones, como se detalla en un artículo anterior.

El reporte sobre los resultados de la consulta se ha publicado recientemente e incluye una recopilación de retos y recomendaciones clave, formulados al Comité en declaraciones escritas y orales de los actores de la sociedad civil que asistieron a la reunión o participaron vía la web.

La consulta tenía tres objetivos principales: 1) Obtener una imagen actual de los principales retos a los que se enfrenta la sociedad civil en su lucha contra la discriminación racial alrededor del mundo; 2) Obtener una visión general de las experiencias recientes de las organizaciones de la sociedad civil en su trabajo con el CERD; y 3) Recibir ideas de la sociedad civil sobre cómo mejorar el trabajo del Comité con la sociedad civil para el cumplimiento de su mandato.

Al referirse a desafíos clave, el diálogo en la sala y las declaraciones enviadas, criticaron el matiz racial que se le da a las disparidades económicas y los nocivos conceptos de superioridad social que conducen a la polarización de los grupos. También resaltaron las manifestaciones actuales de discriminación racial en diversas zonas del mundo e identificaron grupos particularmente vulnerables. Por ejemplo, el racismo y la discriminación racial contra los dalits, los afrodescendientes, los romaníes, los pueblos indígenas, los trabajadores migrantes, las comunidades musulmanas y las comunidades de refugiados y migrantes, fueron los más mencionados.

El racismo institucionalizado, la falta de leyes e infraestructuras nacionales para proteger a las víctimas y las disparidades políticas, sociales y económicas a las que se enfrentan las minorías raciales, étnicas y religiosas fueron temas centrales durante la consulta.

El debate también resaltó los problemas relacionados con la falta de recopilación de información sobre la discriminación racial y se cuestionó cómo mejorar dicha recopilación en los países. Las ONGs comentaron su preocupación por el hecho de que los Estados a veces no implementan plenamente las recomendaciones del Comité. Algunas ONGs también compartieron información sobre las dinámicas de cabildeo que llevan a cabo con sus respectivos gobiernos para promover, proteger los derechos humanos y reducir la discriminación racial.

También se planteó la cuestión de la diversidad lingüística, ya que los documentos y procedimientos del Comité no son accesibles para muchas ONG que trabajan en idiomas distintos de los idiomas oficiales de las Naciones Unidas.

Algunas de las recomendaciones para que el CERD fortalezca su compromiso con la sociedad civil incluyeron:

  • Viajar a los Estados Partes para presentar informes y provocar discusiones en los países y regiones.
  • Asegurar que el enfoque del CERD en los exámenes periódicos de los Estados Parte y en las observaciones finales no sea sólo para el estado federal sino también sobre las acciones de los gobiernos y autoridades provinciales.
  • Desarrollar un mecanismo de denuncia colectiva que trate la violación de derechos de naturaleza colectiva, como los de los pueblos indígenas.
  • Establecer un mecanismo de quejas y seguimiento conjunto que alcance todos los órganos de tratados.
  • Proporcionar programas de capacitación a organizaciones de la sociedad civil.
  • Incrementar los esfuerzos para comprender y trabajar con la dinámica específica de las estructuras estatales descentralizadas en relación con la discriminación racial en la ley y la práctica.
  • Considerar un procedimiento oficial para las revisiones de los Estados Partes en ausencia de un informe periódico por parte del Estado.
  • Aumentar el alcance de las redes sociales para compartir más información a las ONGs sobre cómo involucrarse y trabajar con el CERD.

Finalmente, el reporte expresa que muchos activistas y la sociedad civil en general no conocen la Convención Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial (ICERD) y tampoco los procedimientos que existen bajo el mandato del Comité (CERD). Actualmente, existe una auténtica oportunidad para maximizar el vínculo entre los actores de la sociedad civil y el Comité.

El reporte final logra informar a la sociedad civil sobre la Convención y sobre el Comité, en un momento donde dicha información es indispensable, ya que últimamente hemos sido testigos de diversas formas de discriminación racial, incluyendo los discursos de odio, los crímenes con motivos raciales y las actitudes negativas hacia los refugiados, los migrantes y las minorías.

El texto completo del reporte final se puede encontrar aquí. Versión solo en inglés.