El 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia en el mundo. En nuestro continente, a pesar de los avances en materia legislativa en América Latina, como el recientemente aprobado matrimonio igualitario en Colombia en abril pasado, sumado al matrimonio en otros países del continente y a avances como el reconocimiento de la identidad de género, además de leyes contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género, falta mucho por hacer para respetar los derechos de las personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersex (LGBTI), especialmente en los países del caribe angloparlante, donde aún existen leyes que criminalizan las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo.

Hoy 17 de mayo, la organización Grupo Gay de Bahía, de Brasil, que monitorea la violencia contra las personas LGBTI o percibidas como tales, habla de que a la fecha en 2016 han muerto en el país 116 personas. La mayoría de las víctimas son mujeres trans y muchas de ellas afrodescendientes. La violencia contra sus cuerpos es brutalmente violenta: desmembramientos de las extremidades, 30 disparos, 30 puñaladas o la incineración de sus cuerpos.

Pero como los números no reflejan la magnitud de la tragedia, quisiera mencionar la historia de Verónica, mujer trans negra de 25 años que fue torturada por la policía y agentes penitenciarios en la ciudad de São Paulo, Brasil en el 2015. Ella estaba presa por tentativa de homicidios y en custodia fue brutalmente desfigurada, le cortaron sus cabellos y la obligaron a vestirse como hombre, se le hizo firmar un documento donde negaba que había sido torturada, sin embargo, luego de que las fotos de la golpiza fueran ampliamente difundidas en las redes sociales, fue llevada a la Oficina de Coordinación de Políticas para la Diversidad Sexual de São Paulo, donde contó lo sucedido. El caso de Verónica tiene un final feliz y el proceso contra los policías continua. Su caso fue expuesto en una reciente audiencia temática frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, D.C.

Ya la CIDH ha hablado de la magnitud de la violencia, en especial contra la población trans en el continente y ha hecho una serie de recomendaciones en su informe Violencia contra las personas LGBTI publicado a finales del 2015. El Instituto se hace eco de sus recomendaciones, entre las que quisiéramos resaltar: la necesidad de que los Estados recolecten datos con respecto a las formas de violencia y discriminación contra las población LGBTI; adoptar medidas para prevenir la tortura de agentes del Estado y la necesidad de capacitación de los mismos; diseñar programas y políticas para eliminar el estigma y los estereotipos contra la población LGBTI y solicitar a los Estados que firmen y ratifiquen la Convención Interamericana contra todas las Formas de Discriminación e Intolerancia aprobada por la Asamblea General de la OEA en el 2013 en Antigua, Guatemala.

El Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos trabaja por combatir la discriminación por orientación sexual e identidad de genero, especialmente contra la población trans en Cuba, Colombia, la República Dominicana, Brasil y Perú.