Ginebra, Suiza – El Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos presentó su informe El Impacto del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) en Brasil, Colombia, Cuba, la República Dominicana y Perú ante el propio Comité este viernes, 4 de agosto. La reunión fue convocada para presentar los hallazgos del informe de Raza e Igualdad sobre el trabajo e impacto del Comité, y para fomentar un diálogo sobre cómo el Comité puede utilizar las conclusiones para incrementar su efectividad en América Latina.

Dominic Procopio, Oficial de Programas para América Latina de Raza e Igualdad, informó al Comité que, a pesar de sus logros en la región, puede hacer aún más para combatir al racismo en Latinoamérica. Al compartir algunas de las conclusiones del informe, advirtió a los miembros del Comité que las instituciones estatales encargadas de combatir al racismo siguen siendo débiles, y que tanto los Estados como la sociedad civil no han utilizado suficientemente las recomendaciones del Comité. Asimismo, informó que el impacto del CERD ha sido limitado por la falta de visibilidad del Comité en la región, y notó que esto ha sido agravado en países como Brasil que no han cumplido con sus obligaciones de entregar informes puntuales. Adicionalmente, enfatizó la necesidad de seguir fortaleciendo la participación de la sociedad civil en las actividades en el Comité.

Para enfrentar a estos retos, Procopio recomendó que, en sus observaciones finales y recomendaciones a los Estados, el Comité solicitara más información sobre instituciones estatales y buscara medidas para asegurar que los Estados cumplan con sus recomendaciones. También comentó que mientras el CERD debe seguir desarrollando nuevos métodos para incrementar la participación de la sociedad civil, como el de realizar sesiones regionales, el Comité debe priorizar una efectiva estrategia de comunicación y buscar medidas para mantener la relevancia en países que niegan a entregar informes.

Los miembros del Comité expresaron su gratitud y aprecio por el informe. Gay McDougall, miembro del Comité de los Estados Unidos, se pronunció de acuerdo de que el Comité debería hacer un mayor esfuerzo para ayudar a fortalecer las instituciones nacionales que combaten a la discriminación y sugirió buscar socios dentro de la propia ONU para lograrlo. “CERD puede buscar a cooperar con las oficinas regionales de la ACNUDH, quienes tienen financiamiento para hacer este trabajo”, dijo.

Sobre el papel de las ONG en el trabajo del Comité, Francisco Cali Tzay, miembro de Guatemala, fue claro. “Yo vine de la sociedad civil y siempre voy a apoyar su mayor participación con el Comité”, dijo. Cali Tzay hizo eco a otro hallazgo del informe, destacando que la sociedad civil tiene que hacer su parte para fomentar mayor participación de las ONG.

Varios miembros del Comité ofrecieron apoyo para expandir el enfoque geográfico del estudio e incluir otros países y otras regiones. Verene Shepard, de Jamaica, notó que un informe similar al cual se presentó que enfocara en el Caribe angloparlante sería de particular utilidad.

La recomendación del informe sobre la realización de sesiones regionales fue recibida con interés por los miembros del Comité. Mientras el miembro Colombiano Pastor Murillo expresó sus dudas sobre la posibilidad de que el CERD pueda celebrar sesiones fuera de Ginebra, varios otros miembros insistieron que el Comité deba investigar más la idea. Yeung Kam John Yeung Sik Yuen, de Mauricio, fue el más entusiasmado en su apoyo para llevar el CERD a las regiones, y Anastasia Crickley, de miembro de Irlanda y presidenta del Comité, también expresó su apoyo para la idea.

En las próximas semanas Raza e Igualdad presentará los hallazgos del informe a la sociedad civil y los gobiernos de los países latinoamericanos que el informé estudió, con el objeto de que contribuya al uso más efectivo del CERD tanto en estos países como en los otros de la región.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz