“El reconocimiento del Pueblo afroboliviano se gestó en una situación política y social muy difícil. En el 2009 había una negación total de la presencia de afrodescendientes en un país considerado netamente indígena”, señaló Paola Yáñez  de la Red Nacional de Mujeres Afrobolivianas, en el taller “Hacia la inclusión de la variable afrodescendiente en los datos oficiales”, dirigido a líderes y lideresas afroperuanos que se reunieron en Lima, Perú a convocatoria del Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos y Centro de la Mujer Negra Peruana.

La especialista dijo que a este panorama se sumó un movimiento en contra de los conglomerados de comunicación que se mostraban adversos al reconocimiento de las y los afrobolivianos.

“Para situar en la agenda social la existencia de la población afroboliviana, recurrimos a recursos de comunicación pública no convencional. La música, por ejemplo, se convirtió en la voz de la historia negada en los textos”, indicó Yáñez.

Resaltó que aunque ya se tiene un reconocimiento constitucional de los afrobolivianos, aún hay mucha tarea pendiente. “Necesitamos estadísticas desagregadas para incidir en el Decenio de los Afrodescendientes”, dijo.

Finalmente, la representante de la Red Nacional de Mujeres Afrobolivianas, enfatizó la necesidad de aprovechar la agenda internacional para gestionar la demanda de los afrodescendientes.

Se refirió a la gestión de una agenda de desarrollo humano de las y los afrobolivianos aprovechando el Decenio Internacional para los Afrodescendientes y los nuevos objetivos del desarrollo sustentable.