Presentación Pública de la Comisión Étnica para la Paz y la Defensa de los Derechos Territoriales

 

Bogotá, 9 de Marzo, 2016. El Consejo Nacional de Paz Afrocolombiano (CONPA) y la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ofrecieron rueda de prensa para presentar públicamente la Comisión Étnica para la Paz y la Defensa de los Derechos Territoriales; al evento asistió el Sr. Todd Howland (Representante en Colombia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humano), así como otros representantes del Sistema de Naciones Unidas en Colombia y de cuerpos diplomáticos y agencias de cooperación.

 

El objetivo fundamental de la Comisión está orientado a desarrollar acciones que salvaguarden los derechos de las comunidades afrocolombianas e indígenas en los contextos de la negociación e implementación de los acuerdos entre el gobierno colombiana y las FARC-EP para dar fin al conflicto armado colombiano.

 

El consultor para Colombia del Instituto sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos, Pedro Cortes Ruiz, participó de las dos jornadas de trabajo en los que se realizó este lanzamiento. A continuación, algunas de las ideas y análisis que pudo identificar:

 

¿Por qué se crea la Comisión? Es una respuesta autónoma de las comunidades étnicas a su exclusión de del proceso de diálogo entre gobierno y FARC-EP, a pesar de repetidas solicitudes a la Mesa de Negociaciones y las dos partes por separado. Dichas solicitudes se han fundamentado en sólidos análisis que demuestran la importancia que tiene la inclusión de estas comunidades en el proceso; en función de garantizar la sostenibilidad de una paz estable y duradera. Las comunidades étnicas no solamente han sido los grupos más afectados por el conflicto (constituyen más del 30% del universo de víctimas), sino que la implementación de los acuerdos tendrá lugar en sus territorios.

 

¿Qué está solicitando la Comisión? En el corto plazo, ser recibida en las próximas semanas por la Mesa de Negociaciones para poder plantear sus análisis y propuestas. Las organizaciones étnicas han respaldado el proceso de paz pero han identificado que los acuerdos alcanzados hasta ahora no incorporan en forma adecuada elementos críticos para garantizar los derechos conquistados, y que son reconocidos por normas nacionales e internacionales. La Comisión no pretende “renegociar” lo acordado. Propone la inclusión de cláusulas que en forma explícita protejan sus derechos. Sin estas cláusulas, la implementación de muchos elementos de los acuerdos (por ejemplo: zonas de reserva campesina, fondo de tierras, circunscripciones para la paz, entre otros), pueden llevar a una profundización en la vulneración de sus derechos.

 

La relevancia de la Comisión para la protección de los derechos de las comunidades étnicas. La Comisión fortalece una de las condiciones necesarias para proteger los derechos de las comunidades étnicas: la existencia de una movilización social amplia y unificada con capacidad de incidencia. Una alianza entre los pueblos indígenas y afrocolombianos es una articulación históricamente buscada que vuelve a revitalizarse. De otra parte, la Comisión ofrece un mecanismo idóneo que responde a una de las recomendaciones del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) de las Naciones Unidas. En sus observaciones finales de la sesión de revisión en 2015 al Estado colombiano, precisamente indicaba la necesidad de incluir a las comunidades étnicas en los procesos de negociación de paz.