Washington, DC | 14 de diciembre de 2016 “Ahora mas que nunca necesitamos un Comité mas fuerte para la Eliminación de la Discriminación Racial,  dado que la realidad en las Américas hoy es que parece ser aceptable ser racista en público,” dijo Carlos Quesada, Director Ejecutivo del Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos, durante su intervención como panelista en la Consulta con la Sociedad Civil organizada por el Comité sobre la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD, por sus signas en inglés). Esta consulta, titulada “Joining Hands to End Racial Discrimination” (Uniendo las Manos para Acabar con la Discriminación Racial) tuvo lugar dentro del marco de la 91a sesión del Comité en Ginebra, Suiza, el 23 de noviembre de 2016. El Instituto y representantes de sus organizaciones contrapartes presentes en Ginebra participaron, junto con Miembros del Comité CERD y otros actores claves de la sociedad civil.

Mientras el Sr. Quesada enfatizó la situación de la discriminación racial en las Américas, donde trabaja el Instituto, en realidad él hizo eco a las propias preocupaciones globales del Comité CERD y la razón detrás de organizar el evento. Al convocar la consulta, el Comité CERD notó que, “A la luz del aumento mundial de la discriminación racial en todas sus formas, incluyendo el discurso de odio, los crímenes de odio y las actitudes racistas hacia los migrantes y las minorías observadas actualmente, es importante que la aplicación de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (ICERD) y la labor del Comité se centren en abordar estas cuestiones globales. El Comité también procura asegurar que su trabajo aborde de manera eficaz y trascienda las preocupaciones que son más apremiantes en diversos contextos nacionales, con el fin de utilizar directamente la Convención para eliminar la discriminación racial a nivel nacional, regional y mundial.” Como tal, el Comité solicitó a los actores de la sociedad civil interesados en participar en la consulta responder a tres preguntas claves: 1) ¿Cuáles son los principales desafíos y cuestiones actuales de discriminación racial en su país/región, y cómo trabaja usted para hacerles frente?; 2) ¿Cuál ha sido su experiencia, como sociedad civil, en su participación con el Comité hasta la fecha?; y 3) ¿Cómo puede el CERD mejorar e fortalecer su compromiso con la sociedad civil, y su trabajo sobre la discriminación racial para lograr un mayor impacto en el terreno?

Muchas de las organizaciones contrapartes del Instituto enviaron sus respuestas por escrito, y representantes de cuatro tuvieron la oportunidad de presentar sus preocupaciones a los Miembros del Comité CERD durante la consulta en Ginebra. María Martínez, de la República Dominicana, y en representación del Movimiento Sociocultural de Trabajadores Haitianos (MOSCTHA), dijo que los líderes políticos dominicanos niegan la existencia de la discriminación racial en el país de forma consistente. Además, las personas de origen haitiano siguen siendo tratadas como ciudadanos de segunda clase y se les niega el derecho a la nacionalidad dominicana, a pesar de las recomendaciones previas del Comité sobre esta situación. Cecilia Ramírez, del Perú, y en representación del Centro de Desarrollo de la Mujer Negra Peruana (CEDEMUNEP), lamentó que el Decenio Internacional para los Afrodescendientes no hace referencia específica a las necesidades particulares de las mujeres Afro, considerando que estas mujeres sufren una discriminación interseccional basada en su raza, sexo y otros elementos de sus identidades. Vicenta Camusso, del Uruguay, y en representación de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, hizo eco en la intervención de la Sra. Ramírez y comentó que los Objetivos y Metas de Desarrollo Sostenible también deben incluir una consideración especial para la situación de las mujeres Afrodescendientes. Finalmente, Juan Antonio Madrazo, de Cuba, y en representación de Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), informó a los presentes que ha habido muy poco progreso en cuanto a las recomendaciones del Comité CERD en Cuba por falta de voluntad política por parte del gobierno cubano, y mencionó que hablar en público sobre la discriminación racial en el país se considera contrarrevolucionario.

Todas las intervenciones fueron bien recibidas por los Miembros del Comité, incluso la Presidenta Anastacia Crickley, quien agradeció a todas y a todos por sus contribuciones y alentó a las organizaciones de la sociedad civil a seguir involucrándose con el Comité CERD a través de la preparación de informes alternativos y la participación en eventos como la consulta. Al tomar uso de la palabra para sus comentarios finales, el Sr. Quesada notó que la grande presencia de actores de la sociedad civil latinoamericana y caribeña en la consulta demostró el compromiso de la región con el trabajo del Comité. El Instituto continuará a apoyar la participación de contrapartes de la región que trabajan en combatir todas las formas y manifestaciones de la discriminación racial.

Puede ver la grabación de la consulta en su totalidad en este enlace.

Consultations with Civil Society – 2492nd Meeting 91st Session Committee on Elimination of Racial Discrimination