29 de agosto de 2017 | Washington, DC

El Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos valora positivamente la decisión del Estado de Colombia de implementar las medidas de protección ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a favor de Erlendy Cuero Bravo y su familia. Estas medidas hacen parte de la implementación de Medida Cautelar 658-16, otorgada a la Sra. Cuero Bravo y su familia por la Comisión Interamericana en diciembre 2016. Desde entonces, Raza e Igualdad ha estado incidiendo en favor de la implementación de dichas medidas por el Estado colombiano, a través de la Unidad Nacional de Protección.

La Sra. Cuero Bravo es Vicepresidenta de la Asociación de Afrocolombianos Desplazados (AFRODES) y una activista de derechos humanos, residente de la ciudad de Cali, Colombia. Como resultado de su trabajo con comunidades Afrocolombianas desplazadas por el conflicto armado interno, la Sra. Cuero Bravo y sus familiares han recibido múltiples amenazas de muerte y han sobrevivido varios atentados. A pesar de haber reportado esta situación de seguridad a las autoridades colombianas en reiteradas ocasiones durante la última década, Erlendy no recibió medidas adecuadas destinadas a proteger su vida e integridad personal y a permitir que ella continuara su trabajo como lideresa comunitaria y defensora de derechos humanos, hasta que la Comisión Interamericana intervino.

Al finalmente recibir las medidas, la Sra. Cuero Bravo comentó, “En muchas ocasiones he sentido miedo, he llorado, y pensé que ya no tenía las fuerzas para continuar. Pero la situación tan deprimente que vive la comunidad Afro y las victimas en este país han sido mi aliciente para seguir adelante. Las medidas adoptadas para mí no representan un fin en sí mismo, sino la posibilidad de mitigar los riesgos derivados de mi actividad como activista y defensora de derechos humanos, para lo cual se requiere dedicación de tiempo completo en favor de las víctimas y poblaciones vulnerables que requieren de este acompañamiento y presencia permanente. Quisiera que el Gobierno colombiano preste atención y trabaje en la prevención del daño a los líderes que vienen siendo perseguidos, y amenazados para evitar que las personas que dedican su vida a construir paz en medio de la adversidad, no terminen muertas, dejando a sus familias envuelta del dolor como ocurrió con mi querido hermano Bernardo Cuero Bravo”.

Aunque la asignación de medidas de protección para la Sra. Cuero Bravo es un paso positivo, Raza e Igualdad sigue preocupada porque muchos otros líderes comunitarios y defensores de derechos humanos Afrocolombianos están enfrentando riesgos similares para sus vidas y seguridad personal como resultado de su trabajo de incidencia. “Nos complace que Colombia está respetando su obligación de proteger la vida e integridad personal de Erlendy, y de permitir que ella continúe su trabajo a favor de Afrocolombianos desplazados. Pero, hay muchos otros líderes Afrocolombianos en riesgo quienes también están esperando medidas de protección de parte de la Unidad Nacional de Protección. Alentamos a la Unidad Nacional de Protección prestar atención a sus casos”, declaró el Director Ejecutivo de Raza e Igualdad, Carlos Quesada.

En la actual coyuntura de la implementación del Acuerdo de Paz en Colombia, la protección de los líderes de la población de víctimas debe ser una prioridad para el Estado colombiano. Desafortunadamente, como lo analizaron diversas fuentes –entre ellas Raza e Igualdad – la violencia contra los liderazgos sociales ha venido en aumento.

Raza e Igualdad seguirá trabajando con la Sra. Cuero Bravo y su organización contraparte AFRODES para apoyar a los líderes comunitarios Afrocolombianos en situación de riesgo.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
wpDiscuz